Este artículo es una reflexión

Estamos atravesando una crisis sanitaria mundial sin precedentes, una crisis que ha paralizado al mundo, ha paralizado a México. Hemos visto la tormenta delante de nuestros ojos y lamentablemente muchos no han logrado salir.


Hoy más que nunca tenemos que estar unidos, debemos crear personalidades más humanas y sociales donde nuestra prioridad como personas, o bien empresas, sea el bienestar social. Donde las empresas se edifiquen a través de seres humanos llenos de esperanza y aprender que los eslabones de egocentrismo y materialismo se rompen fácilmente.


Para ti y para todas las empresas de México, es momento de cambio, es momento de progreso, es momento de seguir adelante. Porque después de la tormenta viene la calma y porque un mundo de retos es un mundo de oportunidades. Para ti y para todas las empresas de México, debemos de dejar de enfocarnos en una economía sostenida por la filantropía momentánea y empezar a dedicarnos a las necesidades y compromisos sociales.


Los cambios siempre son indispensables e inminentes, dan pauta al progreso y crecimiento, solo hay que saber reconocer las oportunidades y no soltarlas. La reactivación y crecimiento de la economía depende de cada uno de nosotros y de la forma que entendamos al mundo en esta nueva era. Dejemos de compartir responsabilidades y hagámonos cargo de las nuestras y de las de nuestro entorno inmediato.


Hoy y siempre la palabra clave es la empatía, extender la mano al de a lado crea eslabones y nos fortalece como país, dejando con debilidad a aquellos que utilizan esta calamidad para lucrarse y da lugar a una catarsis colectiva y empoderamiento masivo.


Esta pandemia terminará, tal vez las secuelas seguirán, pero nuestro legado como personas es lo que realmente va a perdurar. Tomemos esta crisis como un aprendizaje y hagamos una introspección, cuestionemos nuestro pensar y actuar y comencemos a desarrollar un sentido de pertenencia y de unión con los demás.


México más que nunca necesita empresas humanas, empresas que se guíen por la esperanza y por la meta de un país solidario. México necesita empresas con un enfoque de crecimiento dedicado al desarrollo del ser. Y ante la desnudez de nuestra finitud frente a esta pandemia lo único que debemos preguntarnos es ¿Tenemos lo que necesitamos? o ¿Necesitamos lo que tenemos? .



Una pista… todo lo que necesitamos parte de la empatía.





96 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo